top of page
  • melissathibodeau

Cómo entender las enfermedades de salud mental y qué puede hacer para obtener ayuda


Las enfermedades de salud mental afectan a millones de personas todos los días. Puede ser algo con lo que luchas o una condición que tiene alguien que conoces o amas. Uno de cada cinco adultos sufre una enfermedad de salud mental, pero solo la mitad recibe ayuda. Reconocer y comprender una enfermedad de salud mental es esencial para buscar tratamiento.


¿Cuáles son los problemas comunes de salud mental?

Según la Organización Mundial de la Salud, “Un trastorno mental se caracteriza por una alteración clínicamente significativa en la cognición, la regulación emocional o el comportamiento de un individuo. Por lo general, se asocia con angustia o deterioro en áreas importantes del funcionamiento”. Desafortunadamente, muchos de los que padecen enfermedades de salud mental no se dan cuenta de que su estado actual no es necesariamente saludable. Muchos de los que sufren de depresión o ansiedad ven su estado de ánimo o mentalidad como algo con lo que pueden vivir. Una vez que los pacientes buscan tratamiento, ven una gran diferencia en su vida cotidiana y pueden manejar situaciones estresantes de manera más clara e intencional.


Algunas enfermedades comunes de salud mental incluyen depresión, ansiedad, trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático (TEPT), esquizofrenia, trastornos de la alimentación, comportamiento perturbador y trastornos disociales, y trastornos del neurodesarrollo. Muchas de estas enfermedades mejoran con una combinación de terapia y medicamentos. Pero el primer paso es reconocer que existe una afección y la voluntad de buscar tratamiento.


Las 4 enfermedades de salud mental más comunes

Muchos tipos diferentes de enfermedades mentales afectan a millones de personas; sin embargo, hay cuatro tipos comunes de enfermedades de salud mental. Cada tipo de enfermedad mental se presenta de manera diferente, especialmente si una combinación de enfermedades mentales afecta a la persona. Una de las formas más importantes de determinar si usted o alguien a quien ama puede tener una enfermedad de salud mental es si hay un cambio drástico en el estado de ánimo, los pensamientos o el comportamiento. Claro, todos tenemos días sombríos, pero si afecta su funcionamiento en el trabajo, la escuela o el hogar, debe buscar una cita con un terapeuta o psiquiatra autorizado.


Trastornos del estado de ánimo

La depresión es una de las formas más comunes de enfermedad mental. El trastorno depresivo mayor “provoca síntomas graves que afectan la forma en que una persona se siente, piensa y maneja las actividades diarias, como dormir, comer o trabajar”. Los síntomas comunes de la depresión incluyen:

  • Estado de ánimo persistentemente triste, ansioso o “vacío”

  • Sentimientos de desesperanza o pesimismo.

  • Sentimientos de irritabilidad, frustración o inquietud.

  • Sentimientos de culpa, inutilidad o impotencia.

  • Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades.

  • Disminución de la energía, fatiga o sensación de lentitud

  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones

  • Dificultad para dormir, despertarse temprano en la mañana o quedarse dormido

  • Cambios en el apetito o cambios de peso no planificados

  • Molestias o dolores físicos, dolores de cabeza, calambres o problemas digestivos que no tienen una causa física clara y no desaparecen con tratamiento

  • Pensamientos de muerte o suicidio o intentos de suicidio

El trastorno bipolar es un trastorno cerebral que provoca cambios en el estado de ánimo, la energía y la capacidad de funcionamiento de una persona. Las personas con trastorno bipolar experimentan estados emocionales intensos que normalmente ocurren durante distintos períodos de días a semanas, llamados episodios de estado de ánimo. Estos episodios del estado de ánimo se clasifican en las categorías de maníaco/hipomaníaco (estado de ánimo anormalmente feliz o irritable) o depresivo (estado de ánimo triste). Las personas sin trastorno bipolar también experimentan fluctuaciones en el estado de ánimo; sin embargo, estos cambios de humor suelen durar horas en lugar de días. Además, estos cambios no suelen ir acompañados del grado extremo de cambio de comportamiento o dificultad con las rutinas diarias y las interacciones sociales que muestran las personas con trastorno bipolar durante los episodios del estado de ánimo.


Desórdenes de ansiedad

Los trastornos de ansiedad a veces son aparentemente ilógicos o surgen de la nada; sin embargo, muchos de los que sufren de ansiedad determinan una causa raíz tratable. Algunos síntomas comunes de los trastornos de ansiedad incluyen:

  • Sentirse nervioso, inquieto o tenso

  • Tener una sensación de peligro inminente, pánico o fatalidad

  • Tener un ritmo cardíaco aumentado

  • Respiración rápida (hiperventilación)

  • Transpiración

  • Temblor

  • Sentirse débil o cansado

  • Problemas para concentrarse o pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual

  • Tener problemas para dormir

  • Experimentar problemas gastrointestinales (GI)

  • Tener dificultad para controlar la preocupación

  • Tener la necesidad de evitar las cosas que desencadenan la ansiedad.

Tener ansiedad se siente debilitante, especialmente si hay un desencadenante presente. Sin embargo, con un tratamiento profesional, quienes padecen ansiedad notan una diferencia positiva. Algunos trastornos de ansiedad comunes incluyen agorafobia, trastorno de ansiedad debido a una afección médica, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de pánico, mutismo selectivo, trastorno de ansiedad por separación, trastorno de ansiedad social, fobias específicas y trastorno de ansiedad inducido por sustancias.


Desorden de personalidad

Los trastornos de personalidad suelen ser la culminación de predisposiciones genéticas e influencias ambientales, como el entorno en el que creció, situaciones o eventos, y las relaciones que tuvo con miembros de la familia u otras personas. Dos grupos de Trastornos de la Personalidad caracterizan los síntomas más comunes. Los trastornos de personalidad del grupo A se caracterizan por pensamientos o comportamientos extraños y excéntricos. Incluyen el trastorno de personalidad paranoide, el trastorno de personalidad esquizoide y el trastorno de personalidad esquizotípico. Los trastornos de personalidad del grupo B se caracterizan por pensamientos o comportamientos dramáticos, demasiado emocionales o impredecibles. Incluyen el trastorno antisocial de la personalidad, el trastorno límite de la personalidad, el trastorno histriónico de la personalidad y el trastorno narcisista de la personalidad.


Desórdenes psicóticos

Los trastornos psicóticos son un grupo de enfermedades graves que afectan a la mente. Hacen que sea difícil para alguien pensar con claridad, hacer juicios sensatos, responder emocionalmente, comunicarse de manera efectiva, comprender la realidad y comportarse de manera apropiada.


Cuando los síntomas son graves, las personas con trastornos psicóticos tienen problemas para mantenerse en contacto con la realidad y, a menudo, no pueden manejar la vida diaria. Pero incluso los trastornos psicóticos graves se controlan con ayuda profesional, tratamientos y medicamentos.


Los tipos más comunes de trastornos psicóticos son la esquizofrenia, el trastorno esquizoafectivo, el trastorno esquizofreniforme, el trastorno psicótico breve, el trastorno psicótico compartido (también llamado folie à deux), el trastorno delirante, el trastorno psicótico inducido por sustancias, el trastorno psicótico debido a otra afección médica y la parafrenia. . Los síntomas más comunes con cualquier tipo de trastorno psicótico suelen incluir alucinaciones y delirios.



¿Qué causa las enfermedades de salud mental?

Las predisposiciones familiares, los problemas ambientales, los desafíos socioeconómicos, los eventos traumáticos, la actividad de ciertas sustancias químicas cerebrales, las infecciones, lesiones o defectos cerebrales, el abuso de sustancias o el estrés extremo suelen causar trastornos mentales. Debido a que existe una gama tan amplia de causas fundamentales, la salud mental no es un diagnóstico único para todos. Síntomas, problemas o diagnósticos adicionales a veces pueden acompañarlo. Como tal, es crucial que si usted o un ser querido tiene alguna sospecha de que existe una enfermedad de salud mental, lo mejor es buscar ayuda profesional. La salud mental es una parte esencial para sentirse saludable y mantener el bienestar. Además, contribuye al éxito de sus funciones y responsabilidades cotidianas.


Cómo mejorar la salud mental

Todos luchamos contra problemas de salud mental en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, no todos tienen una enfermedad de salud mental que justifique buscar un profesional. Para aquellos problemas menores de salud mental que se mantienen a raya fácilmente mediante una atención diaria enfocada e intencional, aquí hay algunas formas en las que puede encontrar alivio.

  • Comienza un diario de gratitud. Escribe tres cosas por las que estás agradecido y tres cosas que esperas con ansias.

  • Medita para aliviar el estrés y trabajar con tus emociones.

  • Pasa tiempo en la naturaleza. La naturaleza tiene una forma de curar la mente a través de los árboles, la tierra, el océano y el aire.

  • Da un paseo si puedes. Mover tu cuerpo puede ayudarte a salir de tu cabeza.

  • Encuentre una nueva salida creativa. Si estás probando algo nuevo, no tiene que ser algo que perfecciones. A veces, colorear fuera de las líneas, cantar fuera de tono o bailar en tu habitación es suficiente para sacarte de tu mal humor.

  • Llame a un amigo o ser querido. Ya sea que necesite desahogarse o buscar consejo, puede confiar en quienes lo aman.

  • Escuche música edificante o vea una comedia.

Hay más formas de ayudarlo a combatir la tristeza que las que se encuentran en esta lista. Pruebe algunas cosas, cosas nuevas o hábitos saludables que le hayan funcionado. Cualquier actividad para ayudar a su salud mental es personal para usted.


¿Qué servicios de salud mental están disponibles?

Si tiene preguntas o desea recibir ayuda, la forma más rápida es comunicarse con uno de nuestros trabajadores de salud comunitarios a través de nuestro correo electrónico o número de teléfono que se encuentra en el pie de página. Nuestros CHW están capacitados y listos para asesorarlo sobre los recursos locales de salud mental disponibles.


Nuestro material no sustituye de ninguna manera la obtención de ayuda profesional. Para obtener recursos adicionales para personas en crisis o que necesitan asistencia, comuníquese con la Línea de ayuda de desastres de SAMHSA al 1–800–985–5990.

Los recursos adicionales incluyen:

Línea de texto de crisis: Envíe HOME al 741741

Línea Nacional de Prevención del Suicidio: 1-800-SUICIDE (784-2433)

Línea de ayuda de NAMI: 800-950-NAMI

Proyecto Trevor (Jóvenes LGBTQ+): envíe un mensaje de texto con START al 678678

Instituto Nacional de Salud Mental: https://www.nimh.nih.gov


0 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page