top of page
  • Foto del escritorTatiana Phillips

Comprender el cáncer: una guía en dos partes


A little boy wearing a blue tee shirt who is pointing out his missing tooth.

Primera parte: Resumen de cómo comprender el cáncer: una guía en dos partes

Para quienes nos siguen, escribimos un blog en julio sobre el cáncer, sus signos comunes y sus síntomas. En esta segunda y última parte, cubriremos cómo prevenir el cáncer, qué hacer si le diagnostican cáncer y cómo acceder a los servicios de atención médica cerca de usted.


Segunda parte: Prevención, tratamiento y acceso a servicios de atención médica


Factores de Riesgo, Prevención y Detección Temprana

Identificación de factores de riesgo comunes asociados con el cáncer

La mayoría de las personas comprenden que sus hábitos diarios contribuyen a su salud general. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que no sea consciente del gran riesgo que puede tener de desarrollar cáncer. Los científicos estudian grandes grupos de personas para identificar los riesgos más comunes asociados con las causas del cáncer y qué factores contribuyentes aumentan ese riesgo. Después de décadas de pruebas, los factores de riesgo de cáncer conocidos o sospechados más estudiados incluyen sustancias que causan cáncer como el asbesto, el alquitrán de hulla, el formaldehído, el humo de tabaco pasivo, el hollín y el polvo de madera. Otros riesgos comunes incluyen el consumo de alcohol, la inflamación crónica, la dieta, las hormonas, la inmunosupresión, la obesidad, la radiación como la luz solar y el consumo de tabaco.


Si bien los factores de riesgo más comunes generalmente incluyen la exposición repetida o hábitos continuos a cosas como las enumeradas anteriormente, a veces las personas contraen cáncer debido a factores como la edad, que no se pueden prevenir ni ayudar. Los científicos aún no están seguros de por qué algunas personas desarrollan cáncer mientras que otras que continúan teniendo malos hábitos, como fumar, no lo hacen. La mayoría de las veces, a pesar de mantener un estilo de vida saludable, la razón por la que las personas desarrollan cáncer puede estar relacionada con la genética. La genética heredada hace que se produzcan ciertos cánceres a pesar de tomar medidas preventivas.


Opciones simples de estilo de vida para reducir el riesgo de cáncer

Opciones simples de estilo de vida para reducir el riesgo de cáncer

Como nadie quiere contraer cáncer, aparte de la genética, existen elecciones simples de estilo de vida que puede tomar para reducir el riesgo de contraer cáncer. Muchos de los factores que se sospecha que causan cáncer son cosas que usted puede controlar. Hábitos cotidianos como el consumo de sustancias, la alimentación, la inmovilidad, etc., son cosas que, con algo de orientación, se pueden cambiar.


Si consume tabaco, consume drogas o bebe alcohol con regularidad, Drug Free Hardee es un gran recurso para ayudarle a conquistar sus hábitos.


Supongamos que desea encontrar una nueva rutina de ejercicios o formar nuevos hábitos saludables moviendo su cuerpo. En ese caso, existen varias clases, grupos y ubicaciones de fitness en nuestra área que son una excelente manera de comenzar a moverse.


Le recomendamos consultar a un médico antes de comenzar cualquier nueva dieta o programa de ejercicios. Si necesita ayuda para encontrar un médico que lo ayude, comuníquese con uno de nuestros trabajadores de salud comunitarios.

Importancia de los controles y exámenes médicos periódicos para la detección temprana

Muchos factores de riesgo de cáncer incluyen la genética, que, lamentablemente, no es algo que se pueda prevenir o evitar. Sin embargo, la detección temprana, los exámenes periódicos y los chequeos médicos de rutina son excelentes maneras de tomar cierto control sobre su salud. “Las pruebas de detección aumentan las posibilidades de encontrar cáncer o áreas precancerosas cuando son más pequeñas y generalmente más fáciles de tratar. Si no se realiza las pruebas de detección recomendadas, es posible que pierda la oportunidad de detectar el cáncer en una etapa más temprana”.


Los dos exámenes de detección más comunes son las mamografías y las colonoscopias. Además, las mujeres entre 25 y 65 años deben hacerse pruebas de detección de cáncer de cuello uterino en su visita física o ginecológica anual.


La edad recomendada para que las mujeres se realicen mamografías anuales comienza a los 40 años. Sin embargo, la Sociedad Estadounidense del Cáncer tiene las siguientes recomendaciones.

  • Las mujeres de 40 a 44 años deberían tener la opción de comenzar la detección anual del cáncer de mama con mamografías (rayos X de la mama) si así lo desean.

  • Las mujeres de 45 a 54 años deben hacerse mamografías todos los años.

  • Las mujeres de 55 años o más deben cambiar a mamografías cada dos años o pueden continuar con las pruebas de detección anuales.

  • Las pruebas de detección deben continuar mientras la mujer goce de buena salud y se espere que viva diez años más o más.

  • Todas las mujeres deben conocer los beneficios, las limitaciones y los posibles daños conocidos relacionados con la detección del cáncer de mama.

Las mujeres también deben saber cómo se ven y se sienten normalmente sus senos realizándose autoexámenes mensuales de los senos e informando inmediatamente cualquier cambio en los senos a un proveedor de atención médica.


Algunas mujeres deben someterse a pruebas de resonancia magnética y mamografías debido a sus antecedentes familiares, tendencias genéticas u otros factores. (La cantidad de mujeres en esta categoría es mínima). Hable con un proveedor de atención médica sobre su riesgo de cáncer de mama y el mejor plan de detección para usted.


La Sociedad Estadounidense del Cáncer recomienda comenzar las pruebas de detección periódicas a los 45 años para hombres y mujeres con riesgo promedio de cáncer colorrectal. Si está sano, debe continuar con las pruebas de detección de rutina hasta los 75 años. Para las personas de 76 a 85 años, hable con su proveedor de atención médica sobre si continuar haciéndose las pruebas es adecuado para usted. Considere sus preferencias, su salud general y su historial de pruebas de detección al tomar la decisión. Las personas mayores de 85 años ya no deberían hacerse pruebas de detección del cáncer colorrectal.


Diagnóstico del cáncer y tratamiento del cáncer


Descripción general del proceso y las pruebas de diagnóstico

Desafortunadamente, el cáncer no se diagnostica con una sola prueba. Por lo general, las pruebas incluyen una combinación de pruebas como un hemograma completo (CBC), prueba de química sanguínea, análisis citogenético, inmunofenotipado, biopsia líquida, citología de esputo, pruebas de marcadores tumorales, análisis de orina, citología de orina, tomografía computarizada, resonancia magnética, exploración nuclear, gammagrafía ósea, exploración por PET, ecografía, radiografías y biopsias. Su médico determinará los tipos de pruebas recomendadas. Si su médico descubre que usted tiene cáncer, hay disponibles varias opciones comunes de tratamiento del cáncer. Es posible que primero recomienden pruebas adicionales para ver hasta qué punto se ha extendido el cáncer, el grado del tumor o los biomarcadores. Estas pruebas les ayudarán a encontrar el mejor curso de acción para su cuerpo.


Introducción a las opciones comunes de tratamiento del cáncer

Dependiendo de su tipo de cáncer, su cuerpo y composición genética, su cobertura de seguro y las recomendaciones de su médico, su curso de tratamiento puede cambiar con el tiempo. Las opciones de tratamiento del cáncer más comunes incluyen cirugía para extirpar las células cancerosas, quimioterapia que mata o encoge las células cancerosas, radioterapia para matar o encoge las células cancerosas, terapia hormonal para impedir que las células cancerosas reciban las hormonas que necesitan para crecer, inmunoterapia para combatir las células cancerosas y los trasplantes de células madre para los cánceres de la sangre y el cáncer de los ganglios linfáticos.


Acceso a servicios de atención médica


Abordar las barreras al acceso a la atención médica en las comunidades rurales

Programas como el nuestro brindan acceso a servicios de atención médica con los que quizás no esté familiarizado. Navegar por el diagnóstico y el tratamiento del cáncer puede resultar especialmente aterrador si tiene una barrera para acceder a la atención médica, como falta de transporte, barreras idiomáticas, falta de cobertura de seguro médico, incertidumbre sobre qué especialistas o médicos consultar, etc. Queremos ayudarle a navegar a través de estos tiempos difíciles.


Las áreas rurales como la nuestra en los condados de Hardee y DeSoto limitan nuestro acceso a la atención. Como sabemos qué opciones están disponibles, somos un recurso útil en el que apoyarse. Si necesita ayuda para programar exámenes de detección, concertar citas con los especialistas y médicos adecuados, o si tiene preguntas sobre el diagnóstico y los tratamientos del cáncer, ¡contáctenos hoy! ¡Nuestros trabajadores comunitarios de salud están listos!

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page