top of page
  • Foto del escritorTatiana Phillips

Luchando contra la mortalidad materna e infantil: Condado de Hardee y DeSoto, FL


A little boy wearing a blue tee shirt who is pointing out his missing tooth.

El embarazo suele ser una ocasión alegre con celebraciones y planificación. Pero sin la atención adecuada, tanto la madre como el bebé pueden convertirse en uno de los 4,5 millones que mueren cada año durante el embarazo, el parto o las primeras semanas después del nacimiento. “La muerte materna se define como la muerte de una mujer durante el embarazo o dentro de los 42 días siguientes al final del embarazo, independientemente de la duración y el lugar del embarazo, por cualquier causa relacionada con el embarazo o su manejo o agravada por él, pero no por causas accidentales o causas incidentales”. Algunos expertos creen que 42 días solo capta un porcentaje de mujeres cuyos cuerpos vuelven a la normalidad después del embarazo. Para aquellas que no se recuperan en ese período de seis semanas, todavía existen problemas de salud adicionales que contribuyen a las tasas de mortalidad materna o pueden desarrollarse durante el primer año posparto. Aún así, no califican para el cálculo de la mortalidad materna.


La mortalidad materna e infantil son una dura realidad que enfrentan muchas mujeres y familias debido a la falta de atención médica, atención prenatal, transporte a las citas, una alta tasa de cirugías de cesárea, pobreza y educación sobre el cuidado adecuado de la madre y el bebé. “Casi el 95% de todas las muertes maternas ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos bajos en 2020, y la mayoría podría haberse evitado”.


Por qué es importante la mortalidad materna e infantil

Nadie quiere perder a un bebé o a la madre de un nuevo bebé, especialmente por razones que se pueden prevenir. Sin embargo, las tasas de mortalidad materna e infantil son importantes porque son un marcador esencial de la salud general de una sociedad. Las tasas de mortalidad materna e infantil muestran una disparidad en cuestiones de derechos humanos, especialmente para las mujeres afroamericanas.


Un informe de 2018 concluyó que alrededor del 50 % de todas las muertes relacionadas con el embarazo fueron causadas por hemorragia, afecciones cardiovasculares/coronarias, miocardiopatía o infección. Para las mujeres negras no hispanas, las causas de muerte más comunes fueron la preeclampsia, la eclampsia y la embolia. Las condiciones de salud mental fueron la principal causa de muerte entre las mujeres blancas no hispanas. Las mujeres afroamericanas representan 69,9 muertes por cada 100.000 nacidos vivos, 2,6 veces más que las mujeres blancas no hispanas. Al mismo tiempo, los afroamericanos son más propensos a sufrir enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta y menos probabilidades de tomar el control de su salud.



Comprender las cifras de las tasas de mortalidad materna e infantil

En los condados de Hardee y DeSoto, existe una disparidad significativa entre quienes están asegurados y no asegurados, quienes obtienen ingresos por encima o por debajo del umbral de pobreza, y quienes no tienen educación y quienes conocen los recursos disponibles para mantenerse. un embarazo y un parto saludables. Florida CHARTS informó que el porcentaje de nacimientos en el condado de Hardee de mujeres sin seguro entre 2015 y 2017 fue más del doble que el de aquellos dentro del estado. La tasa de pobreza es casi el doble en el condado de DeSoto en comparación con el promedio estatal (20,8% en DeSoto frente a 12,4% en Florida).


Además, una de las desgracias de quienes viven en condados rurales, como los condados de Hardee y DeSoto, es que los obstáculos para recibir una atención médica adecuada tienen desafíos adicionales debido a la distancia de los centros médicos, hospitales y consultorios médicos. La falta de transporte es un obstáculo importante al que se enfrenta la mayoría de las poblaciones rurales. Sin embargo, para las madres embarazadas y las que han dado a luz recientemente, la falta de transporte añade otra capa a las ya altas tasas de mortalidad material e infantil.


Estas alarmantes estadísticas son una gran preocupación, razón por la cual programas como la Coalición Healthy Start de los condados de Highlands, Hardee y Polk, Healthy Families Florida y Hardee DeSoto Community Health Workers son un recurso invaluable para ayudar a mitigar el creciente número de esas personas. quienes requieren mayor asistencia.

Causas de la mortalidad materna

Para tener una idea de cómo se clasifican los condados de Hardee y DeSoto en las tasas de mortalidad materna, analizamos las estadísticas globales, estatales y de condado para verlo por nosotros mismos. En 2020, casi el 95% de todas las muertes maternas ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos bajos. Hoy en día, en comparación con otros estados de Estados Unidos, Florida ocupa el puesto 17 en tasas de mortalidad materna. Eso equivale a 21,7 por 100.000. Dentro de Florida, los condados de Hardee y DeSoto tienen algunas de las tasas de mortalidad materna más altas del estado.


Las principales causas de mortalidad materna incluyen


  • sangrado severo (principalmente sangrado después del parto);

  • infecciones (generalmente después del parto);

  • presión arterial alta durante el embarazo (preeclampsia y eclampsia);

  • complicaciones del parto y

  • aborto inseguro

Preeclampsia y eclampsia

Si bien son bien conocidos los sangrados graves, las infecciones, las complicaciones del parto y los abortos inseguros, es posible que usted no esté tan familiarizado con la preeclampsia y la eclampsia. La preeclampsia puede aparecer durante el embarazo entre las 20 semanas y el día del parto. Desafortunadamente, se desconoce por qué aparece, pero cuando lo hace, varios síntomas indican que la madre está en riesgo.

La eclampsia es una complicación grave de la preeclampsia caracterizada por una o más convulsiones durante el embarazo o el posparto. En el mundo desarrollado, la eclampsia es rara y generalmente tratable si se busca rápidamente una intervención adecuada. Si no se tratan, las convulsiones eclámpticas pueden provocar coma, daño cerebral y posiblemente muerte materna o infantil.


Causas de la mortalidad infantil

La mortalidad infantil en Florida representa 5,8 muertes por cada 1.000 bebés nacidos, lo que convierte al estado en el número 20 del país. El número de nacimientos en 2020 en los condados de Hardee y DeSoto fue relativamente bajo en comparación con otros condados. Sin embargo, las muertes infantiles siguieron siendo más altas que en otros 47 condados del estado. Si bien esas cifras han experimentado una tendencia a la baja, todavía existen causas importantes que se pueden prevenir.


Las principales causas de muerte infantil incluyen defectos de nacimiento, parto prematuro, bajo peso al nacer, complicaciones maternas y síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Las causas más evitables de mortalidad infantil, como el parto prematuro, el bajo peso al nacer y las complicaciones maternas, dependen en gran medida de que la madre adopte medidas preventivas. Esas medidas incluyen visitas periódicas al médico, información educativa para mejorar su atención prenatal y la nutrición adecuada y el ejercicio apropiado para su cuerpo y edad.


Síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS)

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la causa de muerte de aproximadamente 2300 bebés por año en los Estados Unidos. Si bien esa cifra puede parecer baja, el impacto de la muerte infantil es exponencialmente mayor. Afecta no sólo a los padres del bebé sino también a los miembros de la familia, a los miembros de la comunidad y a quienes participan en el cuidado del niño. La causa del SMSL sigue siendo desconocida; sin embargo, “los investigadores han encontrado problemas en el cerebro de los bebés que murieron a causa del SMSL. En algunos casos, el problema se encontró en una red de células nerviosas en una parte del cerebro que controla la respiración, la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura y el despertar del sueño. Otra investigación sugiere que los cambios en los genes del bebé pueden causar problemas en el funcionamiento del cuerpo, incluida la respiración y el despertar. Los investigadores también encontraron que los bebés que murieron a causa del SMSL tenían niveles altos de serotonina en la sangre.2 Este hallazgo podría sugerir un problema con la forma en que el cuerpo usa la serotonina, que transporta mensajes entre los nervios. Los niveles de serotonina desequilibrados podrían afectar la forma en que el cuerpo del bebé maneja las funciones regulares o los procesos cotidianos, como despertarse y respirar. Actualmente no existe forma de detectar estos problemas cuando un bebé está vivo. Los científicos también creen que estos problemas por sí solos pueden no ser suficientes para causar la muerte”.


¿Hay algo que podamos hacer para reducir las tasas de mortalidad materna e infantil?

Puede parecer simple, pero la respuesta tiene más matices y es más complicada para las comunidades rurales. La forma más eficaz de reducir el número de tasas de mortalidad materna e infantil es mediante la atención previa al embarazo y prenatal, creando un entorno seguro para que los bebés duerman, utilizando pruebas de detección en recién nacidos para detectar defectos ocultos y abordando los nacimientos prematuros, el bajo peso al nacer, y sus resultados. Además, aprender a detectar síntomas de problemas de salud comunes, como la preeclampsia, puede salvar vidas.


La seguridad de nuestra comunidad depende en gran medida de la capacidad de comunicarnos con programas como el nuestro cuando existen barreras para la atención médica, como falta de seguro, ingresos más bajos, obstáculos de transporte e idioma. Si está embarazada o cree que podría estarlo, le recomendamos que se comunique con su proveedor local, nuestro programa u otras organizaciones sin fines de lucro que puedan ayudar a garantizar que usted y su bebé estén seguros y saludables.


0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page